viernes, 1 de febrero de 2013

¡Bienvenidos/as a Padres Viajeros!

Bienvenidos a nuestro rincón. Un pequeño espacio que le hemos robado a Internet dos viajeros empedernidos, con ganas de seguir viajando, aunque a partir de ahora, en familia. ¿Os han dicho alguna vez eso de "aprovechar a viajar ahora que no tenéis niños, porque cuando los tengáis  se acabarán? Nosotros, dos viajeros incansables, después de tener a nuestro pequeño, hemos decidido que NO. No es que no se vayan a terminar, es que vamos a continuar con más ilusión si cabe.

Hemos creado este blog para poder compartir con otras familias viajeras nuestras experiencias, nuestros trucos y consejos. Queremos animaros a que escribáis en él vuestras dudas, sugerencias o propias vivencias. Así entre todos tener un lugar a donde dirigirnos si algún día no se nos ocurre dónde ir con nuestros peques, seguro que alguien antes, ha estado en algún lugar sorprendente y podemos seguir sus pasos. También hablaremos de esas medidas de precaución que tenemos que tener en cuenta al viajar con niños.

Fuente: flickr.com/photos/dlytle/
Los niños aprenden mucho viajando: a apreciar nuevos entornos, conocer animales y vegetación, apreciar la naturaleza, a organizar sus cosas, a acoplarse a nuevos horarios, a horas de espera, nuevos sabores de comida, idiomas, a interactuar con gente distinta, nuevos climas. Es sorprendente como se habitúan antes de lo que nosotros creemos, y como memorizan e interpretan detalles que a los adultos se nos escapan. Hagamos que sus vidas sean más ricas, dejando que descubran todas estas cosas. Nosotros los observaremos con una sonrisa y los animaremos a que imaginen mucho más.

Siempre antes de emprender un viaje habíamos cotejado en Internet información, y es sorprendente lo poco que hay para las parejas que desean hacerlo con niños, o bebés.
Parece que cuando se es padre  los viajes se reducen a parques temáticos y sitios exclusivamente de descanso, ya sea playa o montaña, ¡y no es así!

Os damos la bienvenida y deseamos que el ser padres no corte vuestras alas, sino, que se hagan más grandes para viajar aun más lejos.